Elimina el estrés de tu vida

Todos nos sentimos a veces abrumados con la cantidad de tareas, vueltas, permisos, trabajo, entregas, el tráfico, la plata, la salud....en fín. Razones para salirnos de casillas hay muchas y no dejarán de existir, y es precisamente por ello que tenemos que trabajar no en cambiar lo externo, que al parecer solo tiende a empeorar y volverse más caótico en esta sociedad hiperacelerada que hemos construido, sino que debemos enfocarnos en observar y corregir la forma en que reaccionamos a esta cantidad de estímulos. LiBook es una empresa que se dedica a ayudarte a encontrar tu camino en la vida y ha resumido esta 20 maneras en que puedes ayudar a eliminar el estrés de tu vida.

​1. Identificar estresores.

Este es el paso más importante de todos, ya que identificar de las cosas que te traen estrés en la vida es el primer paso hacia su eliminación. Tómate 10 minutos para pensar en lo que te tensiona durante el día. ¿Qué incidencias semanales te estresan? ¿Diariamente? ¿Qué personas, actividades o cosas causan estrés en su vida? Haz una lista de Top 10, y ve cuáles de ellos pueden ser eliminados, y comienza a hacerlo. Para aquellos que no puedes ignorar, encuentra maneras de hacerlos menos estresantes.

2. Elimina compromisos innecesarios

Todos tenemos muchos compromisos en nuestra vida, comenzando con el trabajo, pero también compromisos relacionados con los niños, cónyuges, cosas que hacer en casa, otras actividades familiares, cívicas, religiosas, aficiones, actividades en línea y mucho más. Considera cada uno de ellos, la cantidad de estrés que proporcionan, y el valor que obtienes de ellas. Edita brutalmente, sin miedo y toma medidas hoy para eliminar las que más te estresan y menos te aportan valor.

3. Evita procrastinar

Parece más fácil, pero no lo es. Permitir que las cosas se acumulen nos hará estresarnos. Encuentra maneras de lidiar con las cosas AHORA (forma un hábito Do It Now) y mantén tu bandeja de entrada y tu escritorio limpios. Intenta organizar tu día la noche anterior y así por ejemplo, si te desplazas hacia cierta parte de la ciudad a donde puedas matar dos pájaros con la misma piedra (i.e. visitar a los viejos & dejar los pantalones en la modista), pues ahorras tiempo valioso y evitar estar en un carro estancado en el tráfico.

4. Organízate

Todos estamos desordenados hasta cierto punto, incluso si hemos organizado con un gran sistema para mantenerlo de esa manera, las cosas tienden a moverse hacia el caos con el tiempo. Pero la desorganización nos estresa, en términos de contaminación visual, y hace difícil encontrar lo que necesitamos. Tómate tu tiempo para organizar las cosas en tu vida, comenzando con tu clóset, cocina, escritorio y papeles en tu casa, y luego pasando a otras áreas como seguros de vida, de vivienda, escolares y demás.

5. Se puntual

Estar tarde siempre nos estresa. Tenemos que apresurarnos a prepararnos, apresurarnos a llegar allí, y frustrarnos todo el tiempo por no vernos bien presentados por el corre corre, además de llegar tarde. Aprende el hábito de ser puntual, y este estrés desaparece. Haz un esfuerzo consciente para empezar a alistarte y salir antes. Esto también hace que el tráfico sea menos estresante, pues evitar horas pico. Tómate el tiempo para ver cuánto tiempo te tarda alistarte y cuánto tiempo tardas en llegar a cierto lugar. Probablemente has subestimado estos tiempos. Una vez que sepas con claridad estos tiempos, puedes planear hacia atrás para que llegues 10 minutos más temprano cada vez. Es una buena sensación, y siempre tendrás un poquito de tiempo en tus manos para tal vez, disfrutar un café antes de la gran reunión.

6. Deja ir del control

No somos Maestros de este Universo. A veces así lo quisiéramos, pero actuar como si lo fuéras es una manera segura de estresarte. Tratar de controlar las situaciones y las personas no funciona, y sólo sirve para aumentar nuestra ansiedad cuando no es eficaz. Aprende a dejar ir, y aceptar la forma en que otras personas hacen las cosas, y lo que sucede en diferentes situaciones. Lo único que puedes controlar es a ti mismo - trabaja en eso antes de considerar tratar de controlar el mundo. Aprende también a separarte de las tareas y a delegarlas. Aprender a dejar ir de la necesidad de controlar a los demás y las situaciones que nos rodean es un paso importante hacia la eliminación del estrés.

7. Enfócate

Tener múltiples tareas en marcha al mismo tiempo puede parecer productivo, pero en realidad nos desactiva de centrarnos realmente en una tarea y completarla - y nos hace estresarnos al no poder lograr los resultados en el tiempo esperado. Aprende a enfocarte en una sola tarea, e ir así eliminando de tu lista de quehaceres uno a uno. Las mujeres sobretodo tienen la capacidad de hacer muchas cosas al tiempo, pero también tienen una gran capacidad de ser dramáticas y neuróticas frente a ellas. Toma un consejo muy caribe y "Cógela suave".

8. Elimina desgastes de energía

Si has analizado tu vida (en el Paso 1) y has encontrado cosas que te estresan, también podrías haber notado cosas que drenan tu energía. Ciertas cosas en nuestra vida sólo nos hacen estar más agotados que otros, con menos valor. Identifícalas y recórtelas. Tendrás mucha más energía y mucho menos estrés. La felicidad se dará rápidamente al alejarte de esa persona o situación que solo te deja agotado sin una milésima sensación de plenitud.

9. Evita gente difícil

Evita a las personas difíciles, tu sabes bien quiénes son. Si te tomas un minuto para pensarlo, puedes identificar a todas las personas en tu vida - jefes, compañeros de trabajo, clientes, amigos, familiares, etc. - que hacen tu vida más difícil. Ahora, podrías enfrentarlos y pelear con ellos, pero eso sin duda será difícil (y estresante!). Recupera lentamente tu tiempo y espacio, y considera alejarte de ellos si es posible, así lo hagas de manera gradual. Estas personas son como hoyos negros y se van tragando cualquier estrellita felíz que vean por ahi rodando.

10. Simplifica tu vida

La simplificación, por supuesto, es un tema importante en nuestra vida emocional. Simplifica tus rutinas, compromisos, tu ingesta de información, tus habitaciones desordenadas, la cantidad de cosas que suceden en tu vida ... y tendrás menos estrés como resultado. No necesitas ese nuevo carro último modelo al que no podrás sino importarle sus repuestos, no vayas al gimnasio que te queda al otro lado de la ciudad, no insistas en esa relación a larga distancia que lleva On/Off 5 años. Simplifica. La vida es para gozarla, no torturarte gratuitamente.

11. Desprográmate

Crea períodos de tiempo más abiertos y "libres" en tu vida. No es necesario programar cada minuto de nuestras vidas. Aprende a evitar reuniones, mantén bloques abiertos de tiempo en los que trabajes en tus tareas importantes o proceses por lotes las más pequeñas. Cuando alguien te pide que programes una reunión, primero trata de hacerlo a través de correo electrónico o teléfono... si eso no funciona, evita tenerlo programado. Píde que te llamen y vean si estás libres en ese momento. Te encantará tener un horario abierto que te permita optimizar y ser más eficiente.

12. Ve más despacio

En lugar de correr por la vida, aprende a tomar las cosas con calma. Disfruta de tu comida, disfruta de la gente que te rodea, disfruta de la naturaleza. Este paso solo puede ahorrar toneladas de estrés. En tu carro camino a la oficina elige no estresarte por el tráfico intentando ir a toda...en cambio, un playlist con tu música favorita te hará relajarte y cantar al tope de tus pulmones. Cierra los ojos, respira profundo y disfruta de los sonidos, olores, temperatura del presente. Ama cada respiración como si fuese la última, desacelera tu mente y tu cuerpo seguirá el paso.

13. Ayuda a los demás

Puede parecer contradictorio agregar más tareas a tu vida tratando de ayudar a otras personas (tienes suficiente para hacer), pero si vas a agregar algo a tu vida, debería ser esto. Ayudar a otros, ya sea de voluntario para una organización de caridad o simplemente hacer un esfuerzo para ser compasivo hacia las personas que conoces, no sólo te da una sensación muy placentera, sino que además reduce tu nivel de estrés. Por supuesto, esto no funciona si intentas controlar a los demás, o ayudar a los demás de una manera muy apresurada y frenética - aprender a tomar las cosas con calma, disfrutar y dejar que las cosas sucedan, trabajar por encontrarte con las personas en el punto donde se encuentran en su proceso y trabaja por hacer sus vidas mejor para ellos.

14. Relájate durante el día

Es importante tomar mini-pausas durante tu día de trabajo. Detener lo que estás haciendo, masajea tus hombros, cuello, cabeza al igual que las manos y los brazos, levántate y estírate, camina alrededor de tu oficina, bebe un poco de agua. Sal y aprecia el aire fresco y el cielo hermoso. Habla con alguien que te agrade. La vida no tiene que ser toda sobre la productividad (y la productividad no tiene que ser toda sobre el trabajo). También debes evitar el uso de la actividad en línea como tu principal actividad desestresante - aprende a desconectarte y alejarte de las redes sociales para conectarme más con la naturaleza y otros seres humanos uno a uno.

15. Renuncia a tu trabajo

Esta es drástica, y probablemente demasiado drástica para la mayoría. Pero lo más probable es que tu trabajo sea tu mayor factor de estrés. Salir de tu rutina 8 a 6pm, la automatización de tus ingresos, y encontrar algo que realmente te encanta hacer, que te apasiona, creará una vida positiva y mucho menos estresante. Dale un poco de pensamiento antes de renunciar - puede haber posibilidades aquí que no has considerado antes. ¿Para qué eres bueno? ¿De cuánto es tu capital inicial? ¿Quién podría ser un socio ideal? Ser emprendedor no es fácil, pero para muchos es más fácil vivir sabiendo que están haciendo algo que les llena la vida, que estar entregando horas y horas a una empresa en la que ni creen.

16. Reduce tu lista de cosas por hacer

A veces intentamos hacer demasiada cosas en un día. Para mañana, intenta sólo enfocarte en 3 cosas de suma urgencia que debas hacer...aprende a diferenciar entre lo urgente y lo importante...así te sentirás menos frustrado al no completar tu lista. Sino que reconoces que hay algunas tareas que pueden esperar un día más.

17. Ejercítate

Este es un consejo común para el alivio del estrés, y eso es porque funciona ... pero también es un método de prevención del estrés. El ejercicio ayuda a aliviar la acumulación de estrés, te da un poco de tiempo tranquilo para contemplar y relajarte, y lo que es más importante, te pone más en forma y equilibrado. Una personas más fit, más equilibrada está mejor equipado para manejar el estrés. Otro factor importante: ser insalubre puede ser un factor de estrés importante (especialmente una vez que tienes que ir al hospital por tu presión, colesterol alto o diabetes), y el ejercicio puede ayudar a prevenir eso.

18. Come saludablemente

Esto va de la mano con el ejercicio como un método de prevención de estrés, por supuesto. Sé más saludable y una fuente importante de estrés desaparecerá. Los alimentos alteran nuestra fisiología química. Los alimentos saludables alimentan nuestros cuerpos y funcionan con nuestra fisiología, mientras que los alimentos poco saludables llevan energía y combustible lejos de nuestros cuerpos para procesarlos. La comida es una de las influencias más grandes del estado de ánimo, y debe tomarse en serio si deseas reducir la cantidad de estrés en tu vida. Le toma mucha energía al cuerpo procesar estas comidas con ingredientes impronunciables que le damos...energía que podría estar usando para regenerar tejidos y célular, para reactivar tu sistema linfático, para auto-sanarse.

19. Crea un entorno "Zen"

Tómate el tiempo para organizar tu escritorio e incluso una vez que lo hagas, continuamente limpia tu escritorio y espacio de trabajo; las cosas en tu casa, hasta que hayas creado un ambiente simple, pacífico, Zen. Será mucho menos estresante trabajar en un ambiente como ese que uno más desordenado que te distrae con facilidad. En casa deshazte de aquella ropa, muebles, objetos que no usas...simplifica, regala y libérate de su carga energética para siempre.

20. Agradece

Esto puede no ser tan obvio como algunos de los otros, pero desarrollar una actitud de gratitud es una forma de pensar positivo, eliminando el pensamiento negativo de tu vida, y por lo tanto reducirá el estrés. Aprende a ser agradecido por lo que tienes, por la gente en tu vida, y verlo como un regalo. Deja que tu vida sea un vaso medio lleno en lugar de medio vacío. Todo lo que toma es un cambio en la percepción, y un cambio en cómo te relacionas con las circunstancias y los ambientes en tu vida. Con este tipo de perspectiva de la vida, el estrés bajará y la felicidad aumentará. Esa es una fórmula ganadora. En nuestro curso de Yoga Básico encontrarás la Meditación de las 6 fases y la más importante de ellas es esta: La Gratitud.

Personalmente, la práctica de Yoga & Meditación contribuyeron a que mi vida cambiara de manera dramática. Si quieres programar una clase privada de Yoga, Meditación o Coaching Nutricional o Espiritual, por favor sólo escríbenos a info@ankhyogahouse.com, responderemos en menos de 24 horas tus dudas.


UA-47618505-1